20 enero 2013

El Verdadero Dios




PREDICADOR: Hermana, sí, hermana, a ti me dirijo, hermana.

MUJER: ¿A mí?

PREDICADOR: Sí. A ti misma, hermana.

MUJER: Pues dígame usted en qué puedo servirle.

PREDICADOR: Sólo quiero, hermana, que me respondas una pregunta. Sólo una pregunta.

MUJER: ¿Y qué pregunta será ésa?

PREDICADOR: Tú, hermana… ¿crees en Dios?

MUJER: ¿En Dios?... Bueno, eso depende.

PREDICADOR: ¿Cómo que depende?.. ¿Depende de qué?

MUJER: Depende de a cuál dios se refiera usted.

PREDICADOR: Te repito mi pregunta, hermana: ¿tú crees en Dios?

MUJER: Y yo le repito mi respuesta: depende de qué dios se trate.

PREDICADOR: Pero, ¿cómo que de qué Dios?... ¡Hay un solo Dios!

MUJER: Seguramente hay uno solo, sí. Pero hay muchas, muchísimas religiones y cada religión piensa que su dios es el único. Los egipcios adoraban a Amón Ra, los babilonios a Marduk, los griegos a Zeus, los romanos a Júpiter…

PREDICADOR: Hermana, esos no son dioses. Son ídolos del pasado.

MUJER: Pues, póngalo en el presente y se complican más las cosas. Si usted es musulmán, cree en Alá. Si es judío, cree en Yavé. Si es cristiano, en Jesucristo. Si es hindú, en Brahma. Si es budista, en Buda. Si es testigo de jehova o animista o saibabista o rastafari… cada quien tiene su dios. ¿Entonces?

PREDICADOR: La Biblia dice que el único Dios verdadero…

MUJER: Eso dice la Biblia. Pero el Corán dice otra cosa. Y los Vedas, otra. Cada quien tiene su libro. Escuche, amigo mío. Yo no sé cuál será el dios verdadero. Pero sí sé cuáles son los dioses falsos.

- Si tu dios necesita sacrificios, ayunos, penitencias, ofrendas de sangre… ése no es dios, sino un sádico.

- Si tu dios necesita que le supliquen, que le imploren, que le repitan mil veces las mismas oraciones… ése no es dios, sino un sordo.

- Si tu dios guarda silencio mientras unos despilfarran y otros mueren de hambre, ése no es dios… sino un agente del Banco Mundial o del Fondo Monetario.

- Si tu dios te enseña a tener sentimientos de culpa y a temerle, ése no es dios... sino un malvado manipulador.

- Si tu dios es varón y desprecia a las mujeres y las pone en segundo plano, ése no es dios… sino un machista.

- Si tu dios condena a los homosexuales y a las lesbianas, ése no es dios… sino un inquisidor.

- Si tu dios tiene preparado un infierno para torturar a la gente por sus pecados, ése no es dios… sino un dictador como Hitler o Stalin.

- Si tu dios permite invadir países, bombardear ciudades, hacer guerras santas o guerras preventivas, ése no es Dios… sino el Diablo.

MUJER: Dime primero cuál es tu dios… y después te diré si creo en ese dios.

--------

El ser humano a lo largo de la historia ha creado a dios a su imagen y semejanza, según cada tradición, cultura y rincón del mundo. Los dirigentes religiosos sólo buscaban el poder material y no la evolución espiritual, siempre sometieron a sus fieles e impusieron a otras personas sus dogmas y dioses usando la fuerza y la violencia. Grandes Maestros Espirituales como Jesús (Cristo) y Siddartha (Buda) vinieron a entregar su mensaje de amor, paz y sabiduría, pero siempre destacando que no querían adoración ni crear cultos o religiones en torno a sus mensajes. Las religiones sólo causaron fanatismo, discriminación, guerras terribles, matanzas injustas y retraso en el progreso de los Países del Mundo. Las religiones le enseñaron grandes mentiras al ser humano, su influencia ha sido negativa para el mundo y ha servido para distanciar más a los pueblos de cada nación. El ser humano no necesita religiones ni cultos para elevarse espiritualmente (por algo un dicho popular dice que las religiones son las muletas del alma), para evolucionar sólo necesita pensar por sí mismo, ser consecuente y ético, respetar a los demás seres vivientes, ayudarse a si mismo y servir a los demás. La humanidad tiene que darse cuenta de que el creador del Universo es infinitamente más grande que cualquier doctrina, creencia o interpretación humana del mundo material y espiritual. Mi pronóstico para el futuro (ojalá a corto plazo) es que se terminarán todas las religiones de la humanidad, éstas caerán por su propio peso, ya están obsoletas y desgastadas. Cuando llegue ése luminoso día, los seres humanos y el planeta en general serán más libres.

David Zen-El

1 comentario:

Sarahi Gutierrez dijo...

Perfecto! Mi Dios es amor y me creo a su imagen y semejanza por lo tanto YO SOY! y tengo todo para tener todooo lo que deseo por que soy amor a irradio el más puro manantial de amor! No me es necesario andar de rodillas suplicando..por que el universo me lo provee!yo soy... derramó amor a todo ser y objeto !gracias buen hombre por este excelente y bello blog besos abrazos y Bendiciones!